viernes, 20 de febrero de 2015

LA NIEVE INTENSIFICA LAS LABORES DE VIGILANCIA Y CONTROL DE LOS AGENTES FORESTALES



JORNADAS DE INTENSO TRABAJO EN LA COMARCA CAMPURRIANA


Después de una semana de durísimas nevadas en la cordillera Cantábrica, con la comarca de Campoo y muchos pueblos montañeses incomunicados, cesó el temporal y los Técnicos auxiliares del Medio Natural de la Comarca Forestal 5 comienzan unos días, que como ya se espera, serán duros.
El valle de Campoo está cubierto por un espeso manto de nieve de más de un metro de espesor de manera continua, superando los dos metros en muchas zonas. Debido a ello, la movilidad por carretera está limitada, las pistas forestales inutilizadas para el uso de vehículos y es imprescindible el uso de material de invierno para poder moverse por la zona (raquetas, esquís..).
A todo esto hay que añadir que la fauna silvestre, que se ve muy limitada en su capacidad de movimiento, se concentra en determinadas zonas de refugio en las que por sus condiciones orográficas, crestas, laderas sur... la cantidad acumulada de nieve es menor y la accesibilidad al alimento más sencilla. Estos lugares, normalmente, coinciden con las cercanías de los núcleos urbanos por lo que la conflictos en estos días aumentan.
La jornada del domingo día 8 de febrero , durante la vigilancia de uno de estos lugares de refugio de los venados, se salda con la denuncia a tres personas que acababan de matar un venado, después de acosarlo y cansarlo por la nieve. Se les decomisan los lomos y el trofeo, de 15 puntas y que rondará el bronce.



Los días transcurren entre reclamaciones por ataques de fauna silvestre, ataques de buitres a yeguas al parir, gallineros bien cerrados en los que debido a la nieve los cierres de malla cinegética quedan inservibles; perros de los pueblos descontrolados acosando y matando a corzos y venados; seguimiento de la presencia de lobos a través de los cadáveres de venadas que van dejando a su paso y mucha mucha vigilancia.

 El lunes algunos compañeros empiezan a trabajar. Lo primero es desenterrar el coche.




El miércoles día 11 de febrero El Diario Montañés publica una "noticia" sin contrastar que nos va a traer bastantes quebraderos de cabeza. Bajo un titular que reza"Venados y corzos mueren de hambre en Campoo de Suso" el diario relata un escenario macabro de animales muertos en el valle del alto Híjar. Esta "noticia" sensacionalista que dista mucho de ser verdad, provoca la movilización desinteresada de grupos de animalistas que, con la intención de ayudar a estos "pobres animales" se organizan y el viernes día 13 de febrero se acercan al valle con pacas de forraje, frutas, verduras y pan.
Aunque tenemos serias dudas de la efectividad de estas ayudas en forma de comida, quedamos con la gente venida de diferentes puntos de Cantabria y Asturias y nos acercamos a las zonas en las que se refugian los venados. Allí distribuimos el alimento conjuntamente con los voluntarios y nos retiramos evitando molestar a la fauna silvestre. El trabajo desinteresado de estos grupos de gente es muy loable y su labor durante la jornada es digna de agradecerse.


Pese a informar a los voluntarios de que era mejor no volver al día siguiente a cebar a los animales si no que era mejor esperar a ver si éstos entraban a comer los alimentos depositados, aquellos deciden volver por su cuenta y repartir alimentos por otras zonas de Campoo.
Durante el sábado y el domingo podemos comprobar que el alimento depositado no es utilizado por las especies  a las que era destinado ya que los venados se alimentan de la vegetación que asoma entre la nieve: hierba, brezos, yemas, etc. y sólo vemos acercarse a zorros y córvidos a los puntos de alimentación.
En cuanto a la noticia de El Diario Montañes, que tuvo repercusión en televisiones a nivel ancional, decir que los agentes forestales de la comarca campurriana han recorrido la zona en la que se supone que hay decenas de animales muertos y, aunque se han encontrado cadáveres de ciervos, no llegan siquiera a la decena. Hecho por otra parte bastante habitual durante los duros inviernos de Campoo.
Llegamos al fin de semana. Compañeros que libran salen a trabajar como refuerzo. El valle recibe gran afluencia de visitantes en invierno. A parte de los usuarios de la estación de esquí de Alto Campoo,  multitud de esquiadores de montaña, gente con raquetas y turistas en general disfrutan de la nieve a lo largo de la comarca. Mientras, los Técnicos Auxiliares del Medio Natural intentamos controlar que no haya conflictos entre personas y fauna silvestre evitando que algunos de estos usuarios de la montaña  se acerquen a determinadas zonas e indicándoles otras en las que pueden disfrutar de sus aficiones sin molestar.
El domingo acaba con una denuncia a una pareja por molestar a la fauna silvestre y otra al propietario de unos perros descontrolados que matan a una hembra de ciervo en la zona de Espinilla.
La semana acaba. La nieve sigue. Y los agentes forestales seguimos ahí, intentando hacer nuestro trabajo lo mejor posible, ajenos al sensacionalismo, con independencia y dedicación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada